20 oct. 2012

La última noche - 25th hour



Sinopsis:

Después de haber sido condenado a siete años por tráfico de drogas, a Monty Brogan le quedan sólo 24 horas de libertad antes de ingresar en prisión. Después de haber sido el rey de Manhattan, está a punto de decir adiós a las luces de los flashes, a sus sueños de grandeza y al disparatado tren de vida que lo alejó de quienes lo querían de verdad. En estas últimas horas de libertad intenta recuperar la relación con su padre (Brian Cox) y con sus dos mejores amigos de juventud: Jacob (Philip Seymour Hoffman), un tímido profesor, y Slaughtery (Barry Pepper), un brillante broker de Wall Street. Y también con su novia Naturelle (Rosario Dawson), aunque podría ser la persona que lo delató a la policía.

Crítica:

Belleza implícita, belleza liberal

"La última noche" es una obra maestra. No, no se corta ante el nada, no se molesta en ocultar tacos u obscenidades, no pretende crear una historia en el hipotético caso de que no se dijeran tacos (cosa que hacen un 80% de las películas), no, pretende reflejar una historia triste a partir de la realidad, de una triste realidad, y el señor Spike Lee tampoco se corta a la hora de manifestar sus quejas acerca de las absurdidades de este mundo, que son muchas, no se molesta en ocultarnos su forma de pensar, sencillamente se molesta en abrumarnos con esta oscura y profunda obra. Esta es una película sin duda muy aclamada, no solo por la brillante actuación de Edward Norton (y de Philip Seymour Hoffman y Barry Pepper), ni por su estética, ni por su guión, sino por su profunda reflexión sobre la vida, que no es ninguna. Cierto, no hay ningún tipo de reflexión ni de mensaje del existencialismo, es aún mejor, te deja múltiples interpretaciones de lo que ves, cada uno interpreta lo que desea interpretar dependiendo de su forma de pensar y de sus creencias. Es una película enormemente emotiva, y eso nadie lo podrá negar, nadie. Sin duda a mí me ha incitado a pensar, a reflexionar sobre mi vida, me ha ayudado a complementar mi madurez con nuevas ideas y a contrastar mis propias dudas existenciales. Verdaderamente, me ha llegado al corazón, y lo digo con la cabeza bien alta, orgulloso de ello. Es una obra maestra.

Nota: 9,5


No hay comentarios:

Publicar un comentario